ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE LA SEGUNDA UNIDAD
ENTREGA MÁXIMA en 5 días hábiles

Nuestro cuartel general Fromnorthpole

Nuestro cuartel general Fromnorthpole
noviembre 24, 2017 NORTH POLE CENTER

Nuestro cuartel general es solo una parte. Santa tiene muchas oficinas y centros de operaciones. Hay que atender a muchos niños 😉 y leer, absolutamente, toooooodas las cartas que los más peques envían. Todos hemos oído las historias cuando éramos niños, y provenientes de todo el mundo, enviando cartas al Polo Norte y dirigidas a Papa Noel. Siempre, como no, con el fin de conseguir regalos en recompensa por su buen comportamiento. Aunque a veces no haya sido tan bueno. Esas cartas no podían ir dirigidas solo a Papa Noel, sino que tenían que estar dirigidas explícitamente al Polo Norte. Allí es donde Papa Noel tiene su cuartel general. Un lugar con un frío ártico, duendes trabajadores, renos de nariz roja y con el taller de Santa, en definitiva, un lugar mágico. Allí es donde se organizan los regalos por países, y se llenan los sacos de regalos para cada niño.

¿Pero como llegó a convertirse el Polo Norte en el centro de operaciones de Papa Noel?

El ser humano siempre ha visto a este territorio como un lugar desconocido y lleno de nieve, ya que hasta principios del siglo XX no se pudo llegar y volver para contarlo. Por esta razón, la sociedad encontró obvio situar a nuestro querido Santa en estas tierras frías e inexploradas, lugar donde nadie le molestaría y donde se sentiría como si siempre fuese 25 de diciembre.

Pues bien, allí está un pedacito de nosotros que se atreve con todo y desde donde queremos dar el mejor servicio para Papa Noel, con todo el trabajo que tiene. Evidentemente, no solo trabaja en Navidad. Empieza mucho antes, si no, sería imposible llegar a repartir todos los sacos tan llenos de regalos. Eso sí, para niños y mayores, que al final se reparte para todo el mundo. Es lo que tienen estas fechas que nuestro querido Santa tiene un gran corazón: quiere llegar a todos nosotros. Eso sí, aunque ya nos falta poco, aún no somos duendecillos 😉